ERMITA DE SAN VICENTE

Construida en el siglo XIX en una nave de las casas más antiguas del Brosquil. Actualmente es una de las más utilizadas para el culto religioso y en su interior se encuentra la imagen de san Vicente Ferrer. Su fachada se caracteriza por los tres arcos de medio punto y sus respectivas campanas situados en lo alto de la ermita y su interior alargado con zócalos en las paredes que imitan el aspecto del mármol.