CUEVA DEL PIRATA DRAGUT

Cullera sufrió de manera especial las consecuencias de la piratería del Mediterráneo en el siglo XVI. Tras un histórico desembarco, el pirata turco Dragut, protegido y sucesor de Barbarroja,  sembró el terror en la población de Cullera. 
En la cueva donde Dragut y sus hombres se escondieron antes del asalto se ha abierto un museo, el único de la península dedicado a la piratería. En su interior hay una réplica de un bergantín, antiguos instrumentos náuticos, piezas de artillería, mapas, vestidos y demás elementos de piratería.